La Delincuencia en Inmigrantes y la Deportación

La Delincuencia Inmigrante y la Deportación
¿Qué es?, ¿A quién afecta? y ¿Cómo puede evitarse?

¿Qué es un inmigrante ilegal?
El término “inmigrante ilegal” abarca a todos los individuos presentes en los Estados Unidos que infringen las leyes de inmigración según lo regulado bajo la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1952 y sus enmiendas, y el 8 CFR (Código de Reglamentos Federales).

Cualquier individuo con un estatus menor al de ciudadano está sujeto a un proceso de deportación si en algún momento el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos acusa al “inmigrante” de infringir  las leyes de inmigración. El concepto de que la condición de residente legal es equivalente a la ciudadanía en los Estados Unidos es un error que ha tenido como resultado la separación permanente de más de una familia.  Esto se debe en parte a que el portador de la tarjeta de residencia permanente ha sido sometido a un proceso de deportación y su permiso para residir y trabajar en los Estados Unidos ha sido rescindido. El inmigrante es entonces forzado a volver a su país de nacionalidad sin considerar la familia y los lazos culturales en los Estados Unidos

Motivos para la Deportación

Las leyes de inmigración han cambiado dramáticamente en una manera que no beneficia a aquellos que han sido condenados de ciertos delitos.  Incluso los delitos menores pueden tener como resultado consecuencias devastadoras que, antes de la Ley de Reforma y Control de Inmigración de 1996 (IIRAIRA 96), no eran motivo para la expulsión o deportación. Además, aún si hubiese motivo para la exclusión o expulsión, había dispensas sobre los motivos que generalmente se concedían.

Los inmigrantes presentes en los Estados son clasificados en dos categorías diferentes para efecto de los procesos de deportación. Aquellos inmigrantes que están presentes después de haber sido inspeccionados y admitidos por un oficial de inmigración están sujetos a los motivos de deportación, mientras que aquellos inmigrantes que están presentes en los Estados Unidos sin ser inspeccionados, admitidos o con admisión condicional por parte de un oficial de inmigración son considerados inmigrantes solicitando admisión y por lo tanto, están sujetos a los motivos de inadmisibilidad para efecto de los procesos de deportación.  Los motivos de inadmisibilidad son similares a los motivos de deportación.  Sin embargo, existen ciertas diferencias que afectan la defensa de un inmigrante en cualquiera de las dos diferentes categorías.

Los motivos de inadmisibilidad pueden basarse en 4 razones diferentes.

1)  Salud

2)  Carga Pública

3)  Razones criminales

4)  Razones de Seguridad

Entre los 4 grupos diferentes, se debe prestar importante atención a las razones tercera y cuarta, debido a que los remedios para los procesos de deportación han sido limitados seriamente en ambas situaciones.  Esto puede resultar en la prohibición permanente para reentrar a los Estados Unidos bajo cualquier tipo de visa (inmigrante o no inmigrante) o la prohibición para entrar durante períodos que pueden oscilar de 5 a 20 años.

Cuando la policía arresta a un inmigrante por primera vez, el oficial que lleva a cabo el arresto es la primera persona en la cadena de custodia que determinara el destino de inmigración del arrestado.  Cualquier inmigrante arrestado por una infracción criminal, vehicular o del código de asistencia social debe buscar asistencia inmediata de una firma de abogados que se especialice o que preste sus servicios en el área de la Defensa Penal e Inmigración.

 

Los ciudadanos estadounidense s ¿Pueden ser deportados?

La defensa de un ciudadano de los Estados Unidos es completamente diferente a la defensa de un detenido extranjero. En la mayoría de los casos, la defensa y las negociaciones de sentencia anticipada de un ciudadano estadounidense  se enfocan en obtener una sentencia que evite largos períodos de encarcelamiento. Por otro lado, la defensa penal para un inmigrante no puede basarse únicamente en el período de encarcelamiento o el castigo penal que se impondrá sino en las causales criminales específicas por las cuales se le acusa, enjuicia y sentencia al inmigrante.  Como es de comprender, la sección específica bajo la cual se acusa a un inmigrante es esencial para determinar si el inmigrante podrá mantener su estatus migratorio legal actual o incluso obtener un estatus migratorio legal si este se encuentra ilegalmente en los Estados Unidos.

Cualquier crimen que implique bajeza moral es un crimen que hace que un inmigrante sea inadmisible y esté sujeto a un proceso de deportación, excepto en dos limitadas situaciones. La definición de bajeza moral es ambigua y ha sido el tema de numerosas interpretaciones por parte de los juzgados y los organismos administrativos.  No existe una regla definitiva que permita determinar si el crimen en particular es un crimen de bajeza moral o no.  Es esencial prestar mucha atención a los elementos de la disposición legal por los cuales se le ha acusado al inmigrante para iniciar el proceso de sentencia anticipada.

Los crímenes graves tales como el asesinato, robo, tráfico o posesión de drogas (incluso en cantidades limitadas), abuso infantil, abuso sexual y violación hacen que una persona esté sujeta a detención obligatoria y a la prohibición permanente de la reentrada a los Estados Unidos si ninguna defensa o amparo, incluyendo la salida voluntaria. Otras ofensas menos graves pueden tener como resultado una conclusión de “falta de buena naturaleza moral”, limitando las posibilidades de reparación discrecional por parte de un juez de inmigración incluso si existe alguna dispensa o defensa para el motivo particular de expulsión.

Defensa Posterior al Dictado de Condena

El amparo posterior al dictado de condena es un área de ejercicio muy popular en el campo de inmigración debido a la imposibilidad de prevenir la expulsión del inmigrante sin anular una condena penal previa. Recientemente, el Ministro de Justicia falló en contra del amparo posterior al dictado de condena en forma de la “asistencia inefectiva del abogado”. Sin embargo, hay un enérgico debate acerca de la constitucionalidad de este fallo y se espera que la Corte Suprema de los Estados Unidos finalmente decida el tema. Hasta que la corte falle sobre la constitucionalidad o inconstitucionalidad del fallo del Ministro de Justicia los abogados de inmigración no dejaran de usar esta importante avenida legal para detener (o retrasar) la expulsión del inmigrante.

Es importante saber que existe una firme política a favor de la “expulsión” de aquellos inmigrantes que debido a una actividad criminal se considere están infringiendo las leyes de inmigración.  La división del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE según sus siglas en inglés) del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos trabaja en conjunto con las agencias de orden público federales y estatales para detectar a cualquier inmigrante arrestado actualmente por una infracción  criminal, vehicular, del código de asistencia social. Cualquier inmigrante en custodia federal o estatal puede estar seguro que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE según sus siglas en inglés) será notificado de su arresto y una “detención” de inmigración será implementada para prevenir la liberación del inmigrante al pagar fianza penal.

La defensa de inmigración debe comenzar inmediatamente después del arresto del inmigrante y continuar durante la fase del enjuiciamiento penal federal o estatal.  Si la detención de un inmigrante en custodia estatal enfrentando un juicio penal exige que el inmigrante permanezca bajo la custodia del estado durante un período de tiempo largo, el inmigrante debe aceptar este hecho y permanecer calmado.  Durante este período, el abogado de defensa penal de inmigración tratará de obtener una sentencia anticipada que no ponga en peligro el derecho del inmigrante a vivir y trabajar en los Estados Unidos aún si el abogado debe ir ajuicio.

Los Derechos del Inmigrante no son Iguales a los Derechos del Ciudadano.

El mensaje para todos aquellos que están actualmente en los Estados Unidos bajo una condición diferente a la de ciudadano estadounidense  es que tener una tarjeta de residencia permanente es simplemente un permiso para vivir y trabajar en los estados Unidos pero están sujetos a la expulsión en cualquier momento gobierno federal lo desee.  Los derechos constitucionales de los inmigrantes no son los mismos que los derechos constitucionales de un ciudadano estadounidense y, por lo tanto, la necesidad de convertirse en un ciudadano estadounidense  es mucho mayor que antes.  Los abogados penales están preparados para obtener sentencias menos severas para sus clientes pero no están al tanto de las consecuencias de las condenas penales sobre la inmigración.  La defensa de un inmigrante debe comenzar en el momento del arresto y continuar hasta que el caso sea cerrado.  Por lo tanto, la consulta inmediata con un abogado de inmigración en el momento del arresto es crucial.  Los abogados de inmigración se especializan en esta área y están preparados para tratar con las complejas leyes aplicables al crimen y sus efectos sobre el estatus migratorio

La Firma de Abogados de Phelps Attorneys cuenta con abogados experimentados en el área de deportación y defensa de inmigrantes en procesos penales. Si desea obtener mayor información puede dirigirse a nuestra página de deportación y defensa de inmigrantes.


Eliana Phelps

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *